Hermann Hesse

Puede ser una imagen en blanco y negro de una o varias personas y gato

En 1931, Hermann Hesse comenzó a trabajar en su última gran obra, ‘El juego de los abalorios’. El escritor observaba con preocupación la toma del poder por los nazis en Alemania. Muchos de sus amigos fueron perseguidos. Bertolt Brecht y Thomas Mann estuvieron en su casa durante sus viajes al exilio. Hesse intentó, a su manera, oponerse a la tragedia alemana, publicando reseñas en la prensa en las que defendía a los autores judíos o perseguidos por los nazis. Desgraciadamente, desde mediados de los años treinta, ningún periódico alemán se arriesgó a publicar artículos suyos. La prensa estaba ya en manos del régimen nacionalsocialista. Fue entonces cuando decidió refugiarse en su novela ‘El juego de los abalorios’, finalmenten publicada en 1943. La obra es un canto a la cultura frente a la barbarie y le valdría el Premio Nobel de Literatura en 1946. Hesse vivió como un ermitaño en su casa de Montagnola, su villa en Suiza donde pasó la segunda mitad de su vida y en la que colgó un cartel que prohibía las visitas. Su aislamiento fue una renuncia consciente ante un mundo enloquecido y hostil.

RevistaGurb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.