×

Y venían mambeando, tomando yagé, yopo, mascando ambil. Y se pintaban la cara, y cantaban sin parar, y tocaban tambores, guitarras, carracas. Y a su paso los ciudadanos salían a vitorearlos, aplaudirlos, rodearlos, admirarlos. Y llegaron a la ciudad que un día fue la capital del país indígena. Y se volvieron el espejo en donde todos deberán mirarse y saber que de allá venimos, que ellos son nuestros antepasados ​​y que los principios no se negocian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

nuestramerikaeditores@gmail.com

Entradas relacionadas

Capitulo 5 Narraciones peregrinas del barrio Santafé

Por: Jose Acelas Extranjeros en su propia tierra La Bogotá con rostro de mujer y la Colombia de los extranjeros, la Venezuela...

Leer todo